Comida y una escort de Lola Martí, una combinación exquisita

Posted by lolamarti in Erotismo

[Salir a comer o a cenar con una escort de Lola Martí es un auténtico placer. Conversación inteligente, saber estar y disfrutar de la compañía de una mujer realmente bella es algo con lo que puedes contar. Pero en esta ocasión no nos estamos refiriendo a ese tipo de comidas, en este post trataremos un tema que tiene menos que ver con el hecho de alimentarse y más con acabar siendo el postre el uno del otro.

Comer y gozar, todo es empezar.

Hay muchas teorías acerca de la conexión cuasi mágica entre el sexo y la comida. Tal vez lo que a ambas labores las hace tan excitantes es que son dos necesidades básicas, tan primitivas  que despiertan nuestro lado más hedonista. Si por separado nos encantan,la combinación comida, sexo y escort de la agencia Lola Martí es un auténtico bombazo especiado que estimula absolutamente todos los sentidos.

Es sabido por todos de la existencia de alimentos afrodisiacos, una serie de comidas repletas de erotismo que degustadas junto a una escort de lujo de Lola Martí son una experiencia de seducción cercana al éxtasis. Ya no digamos, cuando las comes “en” ella. Estamos hablando de una serie de bocados y platos que relajan a los comensales, los predispone a disfrutar y divertirse y que además son capaces de encender poco a poco los sentidos hasta llegar a inflamarlos. Toda una invitación para sacar el sexo de la cama, la comida de la cocina y mezclarlos en nuestros cuerpos.

¿Qué es más afrodisiaco el alimento o la forma de comerlo de una escort de Barcelona?

Chocolate, fresas, miel, nata, gigseng, ostras…Es larguísima la lista de alimentos libidinosos que tenemos a nuestra disposición. Pero son muchos los que piensan que el plato no es tan importante como la compañía y que una señorita de la agencia Lola Martí podría desatar las pasiones del más aguerrido de los hombres comiéndose un potaje de la abuela.

Pongamos, que no se trata de potaje, sino de chocolate. Nuestra escort de Barcelona ha escogido una selección de barras de chocolate, trufas artesanales y bombones rellenos de crema que se derrama en cada bocado. Ella escoge uno de estos últimos y lo desenvuelve de forma sugerente, despacio mirándote a los ojos. Cuando lo logra, no se lo mete directamente a la boca, sino que empieza a pasar la punta de la lengua por las líneas dibujadas en el chocolate y a lamerlo suavemente. Cuando por fin decide morderlo, lo hace sólo con los dientes delanteros de forma que la sabrosa crema resbala un poco por la comisura de los labios. Ella no lo retira sino que derrama el resto por su generoso y palpitante escote. Una invitación: ¿Quieres probarlo?

Leave a Reply