Mi experiencia con una escort de lujo en Fallas.

Posted by lolamarti in Entrevistas
Sandra Escort Valencia

¿Quieres conocer la experiencia de un cliente con una escort de lujo durante la semana de Fallas? En este artículo nos sumergimos en el excitante día que vivió este valenciano con una de las chicas más ardientes de la ciudad.

Sandra Escort Valencia

Soy de Valencia, pero no soy fallero. Todos los años llega la semana de Fallas y mis amigos desaparecen de la faz de la tierra durante esos días para hacer planes con sus colegas del casal. A veces me invitan a tomar unas copas y otras a pasar la noche con ellos de fiesta, pero uno de esos días estaba en casa navegando por las redes sociales y me encontré con una chica con unos tremendos pechos y con una ropa interior que me despertó cierto interés. Lo curioso es que su cara estaba tapada, miré el texto de la imagen y entré en la página web a la que me redirigió. Dentro de Elegancy Models no pude resistirme a observar las preciosas mujeres que había, algunas más delgadas, otras con los pechos más pequeños… hasta que de repente me encontré con Sandra. Ella me llamó la atención porque era una jovencita de 20 años, con una sonrisa muy traviesa y con un cuerpo de infarto. En ese momento cogí el móvil y llamé. Tenía que conocerla y pasar al menos un día con ella.

Al día siguiente quedamos en el centro de la ciudad para aprovechar e ir a ver Fallas juntos, ya que al ser los dos valencianos sería un plan que ambos disfrutaríamos. A las 12:00 quedamos y mi sorpresa fue cuando la vi aparecer. Llevaba una mini falda negra y una blusa blanca con un escote que me dejaba ver parte de sus pechos. Ella me saludó y se presentó de una manera muy educada. Le invité a dar una vuelta por las Fallas que había por la zona, mientras hablábamos de cómo vivíamos esta semana con nuestros amigos y familiares. Me contó que durante años había sido fallera y que por eso las Fallas eran una de sus fiestas favoritas. Entonces fue cuando se me ocurrió poder ir a ver juntos la mascletà, ya que estábamos cerca de la Plaza del Ayuntamiento y sería una experiencia bonita de compartir con una chica tan guapa y sexy.

Cogimos unos bocadillos para comer y fuimos a esperar a que empezara la mascletà. Mientras tanto hablamos, de su vida y de la mía, me gustó bastante hablar con Sandra porque sentía que ella también me escuchaba y se interesaba por todo lo que le contaba. Cuando el señor pirotécnico dio paso a comenzar la mascletà me puse detrás de ella y le cogí de la cintura. La vibración de los petardos mientras que su culo rozaba mis pantalones hizo que me excitara mucho, muchísimo. Ella mientras tanto jugueteaba con el pelo y me miraba con ojos sensuales, sabía que eso me estaba provocando una erección y le gustaba. Sandra se giró a mi y me dio un beso húmedo que hizo que en ese mismo momento deseara estar en cualquier otro lugar para poder comernos a besos y hacerle todo lo que estaba imaginando.

Cuando terminó la mascletà le propuse ir a comer unos churros con chocolate a un puesto que conocía y estaba muy cerca de allí. Ella aceptó y me comentó que le encantaban los churros, y que era una de sus comidas favoritas. En ese momento tengo que admitir que no sé si era una indirecta o estaba diciéndome la verdad. Cuando la vi comiéndose ese churro y la forma en la que lo mojaba en el chocolate, sentí que no podía estar en mejor compañía. Sandra me estaba tentando y preparando para lo que haríamos después.

La conversación no terminaba y durante las cuatro horas que llevábamos juntos no nos habíamos quedado ni un segundo callados. La química entre nosotros era más que evidente, por eso le invité a ir a mi casa.

Una vez llegamos, ella se quitó la chaqueta que llevaba y la dejó sobre el sofá. Se puso a juguetear como lo había hecho antes con su pelo moreno y largo mientras me miraba. En ese momento tuve la necesidad de besarla y dejarnos llevar por el momento. Se quitó la blusa y pude ver sus grandes pechos en los que deseé hacer cosas que hasta ese momento solo había visto en vídeos. Ella comenzó a besarme el cuello y a bajar por el abdomen hasta llegar a mis pantalones. Yo mientras tanto creía que iba a explotar del placer.

Me hizo un masaje por encima del pantalón como preliminar y después me dijo que una de sus especialidades era el francés completo. Y vaya si lo era. Sandra consiguió que estallara de placer succionando con sus labios carnosos.

Esta experiencia ha hecho que cada año en Fallas vuelva a repetir con una escort de lujo en valencia, porque la compañía de una mujer tan apasionada y sensual ha hecho que quiera volver a vivir una y otra vez el placer inolvidable que me dio Sandra.

Leave a Reply

Call Now Button
Abrir chat